Estado Actual
No Inscrito
Precio
$55.000

Para tú poder encontrar tu energía femenina, 

tienes que perderte un poco de tu energía masculina y crear apertura.

Ella es cíclica,

creadora,

poderosa.

Ella es como la naturaleza,

cada movimiento que hace,

se vuelve UNO con el movimiento y oscilación del viento.

Hay tanta gracia en como se mueve,

como se expresa,

como interactúa.

Ella cambia con la luna

y enfrenta su vida con la misma intensidad

con la cual la luna mueve mareas.

Fluye con el agua,

se apaga o prende como el fuego.

Ella crea y destruye.

Ella muere y renace.

Ella brilla y se apaga.

Ella baila,

se ríe,

grita y llora,

es parte de su locura,

es parte de su Shakti,

es parte de ella.

Ella es YIN, pero también Yang

Ella es lo que yo llamo,

Feminidad

Las mujeres cambiamos constantemente, y al igual que la luna, somos cíclicas.

 Tal como ella, tenemos que permitirnos ejercer ese ciclo constante, que nos lleva a pasar de estar llenas a vacías, de menguantes a crecientes y de luz a oscuridad. Pero hasta que no aceptemos nuestros ciclos y cambios, no nos podremos conectar con nuestra femineidad inherente, puesto que somos 4 mujeres diferentes cada mes.

¿Te atreves a expresar tu feminidad? ¿honrarte y respetarte tal cual eres? ¿loca, bruja, hormonal, intuitiva, emocional, neurótica y lunática? ¿que ni tú sabes muchas veces qué te pasa? ¿de comer por ansiedad, o de odiar y amar al mismo tiempo?

Llegó la hora de aprender a solo SER y ESTAR, y parar de HACER. Llegó la hora de amar nuestro lado emocional y sensible, porque a medida que nos masculinizamos, perdemos la belleza de nuestra sensibilidad, feminidad y emocionalidad inherente. 

Por eso CALMA, no te hagas la fuerte. Acepta que eres hormonal, compleja y cíclica. 

Tu naturaleza está en cambiar, sólo queda aceptar.